El portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos en Gijón, José Carlos Fernández Sarasola, ha denunciado hoy que en el proyecto presupuestario aparecen recogidos más de 5,5 millones de euros que se destinarán a subvenciones concedidas de forma directa. “Nos parece preocupante que una parte muy significativa del total de subvenciones que concede el Ayuntamiento sigan siendo de forma directa, es decir, sin convocatoria pública o lo que viene siendo lo mismo a dedo”, afirmó Sarasola.

En este sentido, explicó que la legislación es clara, teniendo que ser la concurrencia competitiva a través de una convocatoria pública el procedimiento ordinario para la concesión de subvenciones. Algo que el Ayuntamiento no está cumpliendo. “Las subvenciones directas sólo pueden existir de forma excepcional cuando se acrediten razones de interés público, social, económico o humanitario, u otras que dificulten su convocatoria pública. Sin embargo, desde el Ayuntamiento de Gijón se lleva años abusando de este procedimiento que a nuestro juicio no hace otra que fomentar el clientelismo político al concederse subvenciones de forma completamente subjetiva y nada transparente”, añadió.

Además recordó la existencia de un informe de la Sindicatura de Cuentas del año pasado que fue muy crítico con el Ayuntamiento por la existencia de un elevado número de subvenciones directas en las que no se acreditaba las razones de interés público que justificaban la concesión de las mismas. “No se justifica muy bien porque dentro de un mismo ámbito sigue habiendo entidades que se benefician de una subvención directa mientras otras tienen que concurrir a una convocatoria pública. Tanto la concesión como los importes de las subvenciones directas son arbitrarios mientras que los de la concurrencia competitiva están sujetos a una valoración objetiva a través de un baremo de puntos”, aclaró.

Por eso, desde Ciudadanos llevan tiempo reclamando la necesidad de reducir el número de subvenciones directas manteniendo exclusivamente aquellas que sí respondan a la existencia de un interés público como sería el caso de las entidades del tercer sector que trabajan en el ámbito de los servicios sociales u otras singulares como la que se otorga a la Universidad de Oviedo “Lamentablemente en los presupuestos no han seguido las recomendaciones de la Sindicatura de Cuentas y no se ha reducido significativamente el número de subvenciones concedidas a dedo”, concluyó.