El gijonés remonta a Fabio Fognini y levanta otro trofeo un nuevo título ATP en sus vitrinas que además estrenará su mejor clasificación: número 32 del mundo. Venció en la final de Moscú por 4-6, 6-3 y 6-2 en una hora y 54 minutos
En su cuarta final de la temporada, (São Paulo y Estoril perdidas, Winston-Salem ganada)Pablo Carreño se mostró impecable para derrotar a Fognini y levantar la corona, la segunda de toda su carrera, que despeja cualquier posible duda: 2016 es el mejor año de su vida.

El único precedente entre ambos había tenido lugar sobre la tierra batida de Oeiras en 2013, cuando el español se llevó la victoria en un partido de cuartos de final que necesitó remontar para llegar a semifinales. Sobre la pista rápida de Moscú, y al igual que ocurrió tres años atrás, Carreño consiguió llegar hasta el triunfo en un encuentro que remontó con solvencia y buen tenis.

Al principio fue difícil para el número 36 del Emirates ATP Rankings. El italiano logró un tempranero break para colocarse con ventaja en el marcador y supo gestionar esa renta durante todo el primer set, que se terminó llevando por un resultado de 6-4. Carreño no pudo reponerse del golpe inicial y fue siempre a remolque, remando a contracorriente.

Sin embargo, la reacción del español llegó de forma fulgurante: Carreño rompió de entrada el saque de Fognini en el segundo set (2-0) y presentó batalla, demostrándole a su rival que no lo tendría fácil para ganarle el título.

Manteniendo ese nivel, el español ganó el segundo parcial con un tenis decidido y con el impulso que adquirió se plantó en una tercera que controló hasta colocarse 5-2, con un doble break como colchón, olfateando el título. Hasta en ese momento fue capaz de superar el último arreón de su contrario, que se procuró dos bolas de break cuando Carreño sacaba por el título, anuladas por el español

A partir de este lunes 24 de octubre, el ganador de Moscú tendrá un nuevo título en sus vitrinas y además estrenará su mejor clasificación: número 32 del mundo. El broche de un año espectacular.