Durante el mediodía del pasado viernes, la Policía Nacional tuvo que personarse en un domicilio tras la llamada de una mujer que pedía ayuda abandonar su hogar por ser víctima de malos tratos. Los agentes acompañaron a la mujer al trastero donde guardaba sus maletas. En el lugar también había una prensa, una batidora con sustancia blanca, una estufa para secado, dos moldes y varios botes blancos con etiquetas con la inscripción de ‘Manitol’ y ‘Cafeína’, sustancias que se suelen usar para mezcla de cocaína. Los agentes procedieron a la detención del hombre, un gijonés de 32 años, con antecedentes en su historial por malos tratos y delitos contra la salud pública.