La Asociación de Padres de Familia Separados de Asturias han querido manifestar, a través de una nota de prensa, su “más profunda indignación y enfado” por el rechazo del pleno municipal para poner a disposición de padres separados o divorciados con dificultades económicas un piso de titularidad pública para compartir un tiempo con sus hijos.

Esta iniciativa debatida en la sesión plenaria del miércoles solo obtuvo el voto a favor de Ciudadanos y PP, mientras el resto de la corporación se mostró en contra. El colectivo cree que se trata de una “una muestra más de la discriminación” al que están siendo sometido según ellos “por quienes dicen trabajar por la igualdad y representar a la ciudadanía, ¿qué igualdad y a que ciudadanía?» se preguntan.

Dicen que desde la instituciones los tratan “como ciudadanos de segunda categoría”. Desde la asociación quieren destacar que, a pesar de ser un colectivo numeroso, no son los únicos que sufren esta situación ya que afecta a sus familias, hijos y amistades, por lo que el colectivo es aún mayor.

“Nosotros no discriminamos a nadie por razón de sexo, llevamos muchos años trabajando para evitarlo, así como la erradicación a la violencia de cualquier género, porque para nosotros son antes las personas que los géneros”, comentan.

A pesar de este revés en sus pretensiones anuncian que van “a seguir trabajando para conseguir una verdadera igualdad en este país”.