Un vehículo con un retrovisor roto.

El Cuerpo Nacional de Policía detuvo, a las 4:00 del pasado domingo, a un varón de 21 años acusado de fracturar nueve retrovisores vehículos estacionados en la zona de El Cerillero, en el barrio de La Calzada.

Fue una vecina de la zona quien advirtió a los cuerpo de seguridad que cinco jóvenes iban armando jaleo por la calle. Uno de de ellos golpeaba los retrovisores a su paso. Una vez localizados, los jóvenes fueron identificados. Se trata de chicos, de 17 a 19 años de edad, colaboraron con los agentes reconociendo que “estaban de risas por la calle”. Además, un asumió haber dañado los vehículos con la intención de hacer bromas y no de causar desperfectos.

Los daños ocasionados superan los 1.000 euros, por lo que el detenido se acusa de un supuesto delito de daños intencionados.