Un vehículo con un retrovisor roto.

El Cuerpo Nacional de Policía detuvo, durante la madrugada del pasado sábado, a dos varones de 18 años por romper los retrovisores de una docena de vehículos estacionados en el barrio gijonés de Viesques. Los daños generados alcanzan los 2.000 euros.

Fueron unos testigos quienes alertaron de que dos jóvenes golpeaban varios vehículos estacionados en las calles Poeta Ángel González y Constantino Suárez para después esconderse en una urbanización de la zona. Un vecino facilitó a los agentes la entrada en la urbanización e identificó a dos jóvenes, que estaban sentados en un banco, como los autores de los desperfectos.

Los detenidos, inicialmente negaron cualquier participación en los hechos, pero finalmente cada uno culpó al otro de lo sucedido.