El Cuerpo Nacional de Policía ha arrestado a dos varones de nacionalidad marroquí, de 30 y 37 años respectivamente, por un delito contra la salud pública debido a que vendían hachís en un bar del barrio de Pumarín.

Agentes que patrullaban sin distintivos policiales realizar una discreta vigilancia a un bar de Pumarín, del que tuvieron conocimiento de que se estaban vendiendo sustancias estupefacientes en el interior.

Los policías observaron como una persona contactaba con el camarero y a entraban a los baños detrás del camarero, salían al momento y abandonaban el local sin realizar ninguna consumición. Tras repetirse en varias ocasiones dicha situación,  los agentes se acreditaron  y procedieron a identificar a las personas allí presentes. A uno de los clientes se le intervino clientes un trozo, el cual manifestó haber comprado en el bar. Por su parte, a las vendedores e les intervinieron 300 euros en billetes fraccionados y otros trozos de hachís.

En la inspección del establecimiento, se encontraron más trozos de hachís en los baños, así como un rollo de film transparente y una báscula de precisión. También fueron intervenidos cuatro teléfonos móviles, dos de los cuales estaban enchufados en proceso de carga y la encargada no los reconocía como suyos ni como propiedad del establecimiento.