La Policía Local de Gijón detuvo la tarde del pasado domingo a un varón que orinó en la puerta de un bar, situado en la avenida de Portugal con la calle Candás, después de negarse a abonar las cervezas que había consumido.

El hombre, de 33 años, protagonizó un forcejeo con el titular del establecimiento y otros clientes. Fue detenido tras ofrecer resistencia, llegando a producir lesiones a uno de los agentes.