La Policía Local de Gijón ha arrestado la mañana del sábado a un varón de 21 años, vecino de Noreña, después de que varios vecinos alertaban de una pelea en un domicilio de la calle Alicia Concepción Álvarez, en Nuevo Roces.

Al llegar a la vivienda, una joven abrió la puerta a los agentes. Al ser preguntada por lo ocurrido manifestó que nada. Una vez que les permitió el acceso al interior, los agentes  comprobaron entonces que el baño está cerrado con pestillo, indicando a la persona que se encuentra dentro que procediese a abrir la puerta. Pero les decía que no podía hacerlo, que el pestillo está estropeado.

Una vez los policías consiguieron abrir la puerta, se encontraron a un joven en el iterior  que fue identificado. Comprobaron que tenía en vigor tres órdenes de detención emitidas, dos por quebrantamiento de condena en juzgados de Oviedo y por otro por robo con fuerza en Siero. Además tiene en vigor una orden de alejamiento de 1.000 metros por violencia de género.

Desde el pasado mes de julio, la Policía Local de Gijón ha tenido que acudir a ese domicilio por denuncias vecinales alertando de peleas.