Gijón es la segunda gran ciudad con menor tasa de actividad, el 50,8 %, sólo por detrás de León, con 49,9, en el ránking español. Esta tasa se define como el cociente entre la población activa (que es la suma de ocupados y parados) estimada a mitad de año y la población de 16 y más años en ese momento.

Las otras dos principales ciudades asturianas aparecen también en los primeros puestos. Avilés se sitúa en el quinto puesto y Oviedo en el undécimo, con un 51,1 y un 52,9 por ciento respectivamente.