La Policía Nacional ha arrestado a una gijonesa de 47 años por apoderarse de dinero y joyas a otra mujer de 84 años para la que trabajaba como empleada de hogar.

La víctima se percató de la desaparición de varias alhajas y dinero de forma reiterada desde que había contratado a la mujer. La mayor perdida era un anillo de oro con una esmeralda que tenía para ella gran valor sentimental. Dicho anillo había sido empeñado en una casa de venta de oro, gracias a lo que se pudo identificar a la arrestada.

La mujer aseguró que necesitaba hacer frente a pagos inmediatos, por estar pasando un bache económico, y que su intención siempre fue la de devolver los efectos sustraídos.