El concejal Manuel Del Castillo llevará al próximo Pleno un ruego en el que solicita al Gobierno local la revisión pormenorizada de la señalización vertical para peatones y vehículos instalada en la ciudad.

  
  

El edil popular ha alertado que, en numerosos casos, la ubicación de las señales de tráfico no cumple con la normativa vigente en materia de seguridad vial, con el consiguiente riesgo de accidentes. Esta situación podría dar lugar a daños personales y materiales, y a la subsiguiente reclamación civil contra el Ayuntamiento, responsable en último término de velar por el cumplimiento de la legislación.

  
  

En tal sentido, puso como ejemplo el caso de la Avenida del Mar Cantábrico, en Viesques, por tratarse de una vía en la que las señales de advertencia y de obligación no se ajustan a la normativa y donde en fechas recientes dos personas resultaron gravemente heridas como consecuencia de un atropello.

  
  

Así mismo, Enrique Costales, secretario de área de la Junta Local y responsable del estudio realizado por el Grupo Municipal, presentó fotografías de diferentes viales de la ciudad que ejemplifican las deficiencias señaladas por los populares.