El portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Gijón, Jose Carlos Fernández Sarasola, ha anunciado que su formación política insistirá en la necesidad de adoptar medidas que favorezcan la comercialización de la importante bolsa de suelo industrial existente en Gijón.

En ese sentido, señaló que, según datos del IDEPA, hay en la actualidad más de 350.000 metros cuadrados de suelo industrial disponibles, a los que habría que añadir los más de 700.000 metros cuadrados de la primera fase de la ZALIA. En total, más de un millón de metros cuadrados disponibles de suelo industrial público a la espera de empresas.

Por eso, a juicio de Ciudadanos, es necesario adoptar medidas que favorezcan la comercialización de esta verdadera burbuja de suelo industrial. Recordó que su grupo ya había planteado en abril de 2016 seis medidas concretas que fueron rechazadas por los grupos de la izquierda pero recibieron el apoyo del Gobierno de Foro, quién sin embargo no llevó ninguna de ellas a cabo.

“Creemos que el rechazo del Pleno fue por cuestiones fundamentalmente ideológicas y no por desacuerdo con las medidas planteadas. Ahora que parece que hay algunas empresas interesadas en instalarse en Gijón, como es el caso de Amazon, el Gobierno Municipal debería hacer todo lo posible para lograrlo, no sea que al final nos pase como en Oviedo, y si no tiene ideas pues puede utilizar alguna de las propuestas que habíamos planteado en el Pleno”, explicó Fernández Sarasola.

Por eso, dado que ningún espacio industrial disponible es de titularidad municipal y no puede por tanto incidir directamente sobre el precio del suelo, pidió que se le ofrezca a las empresas interesadas en instalarse en la ciudad algún tipo de bonificación en la cuota del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) para reducir los costes que supondría la edificación de nuevas naves en parcelas vacías y siempre vinculadas a la creación de empleo neto en la ciudad. Tal y como había solicitado en el Pleno.

También, recordó su propuesta para poner en marcha de un programa de Techo Industrial Protegido, consistente en la construcción de “micronaves” (entre 150 y 400 m2), con capital privado y la colaboración del Ayuntamiento para su puesta en el mercado a precios sensiblemente inferiores a los del mercado en las modalidades de alquiler, venta o alquiler con opción a compra. Sería una figura similar a la de la “vivienda protegida” pero aplicada al suelo industrial, lo que facilitaría la instalación de pymes en Gijón.

El resto de las medidas estarían vinculadas con la necesidad de mejorar la información que se ofrece sobre los espacios disponibles, la realización de un programa de inversiones para la mejora de las infraestructuras, equipamientos o servicios de las áreas industriales existentes, y la potenciación de las entidades de gestión y asociaciones empresariales en estos espacios para que puedan prestar servicios a las empresas que se alojen en los mismos.

 “El Gobierno debería llevar a cabo alguna de estas medidas, es necesario comercializar cuanto antes al excedente de suelo industrial disponible captando proyectos empresariales que generen actividad económica y empleo en la ciudad, esto sólo se conseguirá siendo proactivos y utilizando todas las herramientas que tenemos para ello.No podemos cometer los errores de otras ciudades”, concluyó.