La concejala del Grupo Municipal Socialista, Marina Pineda, ha presentado hoy una proposición de Pleno en la que instarán al equipo de gobierno a modificar las bases que regulan las ayudas para la rehabilitación de barrios degradados, de manera que incluyan el procedimiento a seguir una vez adjudicadas las obras.

Pineda ha explicado que, actualmente, el Ayuntamiento es quien licita el concurso de ideas para contratar el proyecto, quien contrata la dirección de obra y quien selecciona a la empresa constructora que acometerá las obras. Sin embargo, ha señalado, no se ha incluido ninguna previsión respecto a la coordinación entre la empresa y las comunidades de vecinales, simplemente se establece que en un plazo de 10 días desde la adjudicación, la empresa seleccionada y los vecinos deben firmar el contrato.

La concejala del PSOE ha lamentado que, una vez más, se imponen obligaciones a los vecinos, que no deberían soportar, asegurando que se ha llegado al absurdo de que el contrato de unas obras decididas por el Ayuntamiento, en base a un proyecto aprobado por el Ayuntamiento y financiado al cien por cien por él, tenga que ser redactado por las comunidades vecinales, sin ninguna supervisión que garantice que dicho contrato se ajuste a los términos de la subvención.

En este sentido ha puesto como ejemplo el barrio de Portuarios, primero en regirse por las nuevas bases, donde las obras se adjudicaron en octubre, hace ya seis meses, y a día de hoy aún no se ha firmado el contrato.

Por ello el Grupo Socialista presenta esta proposición con el objetivo de que se modifiquen las bases que regulan estas ayudas y se incluya en las nuevas, no solo el procedimiento a seguir tras la adjudicación de las obras, sino también la coordinación por parte de los servicios municipales de todo el proceso, incluyen la redacción del contrato y al presencia durante la firma.

La concejala del PSOE ha manifestado que ya está bien de promesas que nunca se cumplen, de retrasos en obras que nunca se acaban, y ya está bien del desastre en el que FORO ha convertido la gestión de las ayudas a fachadas y barrios degradados.