El Cuerpo Nacional de Policía detuvo el viernes a un varón de 25 años por no permitir la entrada al domicilio familiar a su madre. El joven también se enfrentó a los agentes que acudieron a la vivienda donde estaba celebrando una fiesta.

Fue la mujer la que avisó a la Policía de que no podía acceder a su casa. En su interior se encontraba su hijo, quien no le abría la puerta. En el interior la música estaba muy alta y se escuchaba las voces de varias personas. Todo hacía indicar que  se estaba celebrando una fiesta, en ausencia de la propietaria.

El hijo abrió la puerta de la casa por requerimiento de los agentes. La madre solicitó a todos los amigos de su hijo que abandonasen de inmediato la vivienda. El joven se enfrentó a los agentes, increpó y acometió, molesto por el fin de la fiesta, motivo por el que fue detenido.

El arrestado cuenta en su historial delictivo con antecedentes por lesiones y delitos contra el patrimonio.