Un varón de 42 años, vecino de Gijón, falleció en la tarde del viernes después de ser arrollado por un tren de pasajeros a unos dos kilómetros de la estación de Sanz Crespo. Al lugar del suceso se desplazaron los servicios sanitarios de urgencia, quienes no pudieron hacer nada por su vida, certificando unicamente su muerte. Las policía investiga las causas del siniestro.