El temporal producido por la borrasca Bruno que azota en las últimas horas la región, olas de más de diez metros de altura y rachas de más de 120 kilómetros.

La boya del Puerto de El Musel registro a lo largo de la mañana olas que superaban los diez metros. Todo el litoral asturiano está en alerta naranja por oleaje. Durante la pasada noche han alcanzado rachas de en torno a 120 kilómetros por horas, pero la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ya ha desactivado la alerta por fuertes vientos.

A lo largo de la noche los servicios de emergencia tuvieron que atender 47 incidencias. La más destacada fue asegurar, juntoa empresa de mantenimiento eléctrico, el árbol de Navidad de varios metros de alturaubicado en el Solarón que fue desplazado por el viento.  En cuanto al resto de las intervenciones están relacionadas con la caída de cascotes, contenedores volcados, farolas caídas y carteles publicitarios desprendidos de las fachadas.