El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido a un repartidor de comida a domicilio de 22 años acusado de causar daños en el ascensor de un edificio ubicado en Tremañes, para mostrar su descontento con la propina recibida de un inquilino del inmueble.

El valor de los daños en la cabina superan los de mil euros. Fue identificado por las grabaciones de seguridad del propio ascensor, en las que se veía como causaba los desperfectos en el panel y en la pantalla de los timbres. Por el atuendo se determinó que se trataba de un repartidor de comida a domicilio.