Saltar al contenido

🔊 XSP propone un laboratorio ciudadano en el edificio de Tabacalera

12/07/2017
Gijón

Xixón Sí Puede (XsP) en colaboración con los grupos de trabajo de XsP, colectivos sociales y ciudadanos de Cimadevilla ha elaborado una propuesta de usos para el edificio de Tabacalera. Una iniciativa que defenderán cuando se abra el proceso para definir el destino de cada uno de los espacios de este nuevo equipamiento. Por el momento, el diseño de XsP no tiene en cuenta el edificio de nueva planta previsto para Tabacalera, ya que el plazo largo para su desarrollo apunta a que será preciso quizás abrir otro debate sobre los usos de este espacio.

Así, una de las ideas que salió descartada en el proceso participativo sobre Tabacalera fue la creación de un Museo de Bellas Artes en Gijón. La alternativa de XsP consiste en instalar en el sótano -2 un “almacén visitable” para albergar parte de los fondos artísticos de las colecciones municipales. “Ya que ya tenemos un almacén en esta zona, se podrían albergar aquí y además estar abierto al público con un acceso restringido. No sería una sala de exposiciones al uso, pero sí estaría abierto a que determinadas personas como grupos de escolares, particulares o investigadores, acompañados de personal técnico, pudieran visitar esos fondos”, explica Orlando Fernández Casanueva, concejal de XsP.

En el sótano -1 estaría una de las entradas al edificio de Tabacalera desde la que se accedería a la planta calle, donde están los vestigios arqueológicos que es preciso mostrar y poner en valor: “Quizás lo conveniente en este espacio sería una zona de exposiciones temporales con rotación temporal de estos fondos y otra zona de exposición permanente en la que se hable de la historia del edificio en relación con la historia de Xixón”, señala el edil de XsP.

En esta planta calle está la Iglesia: “Concebimos este área como una zona social: un espacio polivalente independiente del diseño de la programación de las otras zonas en la que pueda haber salas para conferencias, conciertos o un pequeño espacio de restauración”, expone Fernández Casanueva. En esta zona estaría el centro de proximidad para el vecindario.

En la planta 1 y 2 el equipo de Gobierno hablaba de disponer de un espacio de creación abierto. “Se trata de un concepto muy ambiguo y nuestra aportación es que la primera planta se destine a un laboratorio ciudadano: un recurso dedicado a la innovación social a partir del trabajo colaborativo y centrado en el ámbito social, cultural y artístico con cabida a las personas particulares y a los colectivos que tengan como fin una labor de aprendizaje común”, comenta Fernández Casanueva. El laboratorio ciudadano encajaría además entre los equipamientos culturales de la ciudad como un motor que podría vertebrar esa red de equipamientos a través de sus proyectos.

En la segunda planta, con espacios más grandes, podría instalarse una sala de proyección provisional con aforo de unas 360 plazas. Esta sala valdría tanto para proyecciones de cine, espectáculos de danza y otras manifestaciones escénicas o para lo que las necesidades de los usuarios vayan solicitando.

Todo el proyecto de XsP se plantea centrándose en la economía de recursos y la contención de precios, por lo que no se ponen sobre el papel intervenciones que supongan grandes inversiones sobre lo existente actualmente. Uno de los objetivos de XsP es también que en el proyecto de Tabacalera no se acaben destinando metros cuadrados a actividades que con el paso del tiempo queden anquilosados y sin usos.

“Con nuestra propuesta tratamos también de hacer una traducción muy fiel del proceso participativo y con una intervención lo más ligera posible. Y siempre con el objetivo de que sean espacios abiertos a todos los públicos y donde cualquier persona pueda participar en la programación”, resume Fernández Casanueva.

Configuración