La Policía Local de Gijón tuvo que desalojar este miércoles a un vecino de Gijón, de 48 años, que se negó a abandonar las instalaciones del Centro Municipal Integraado Ateneo de La Calzada hasta que para reclamar el cobro de una ayuda social.

El vigilante de la instalación municipal llamó a la Policía Local, sobre las 14:20 horas, alertando que una persona se negaba a abandonar el lugar después de ser atendido por los Servicios Sociales.

Los agentes invitaron al hombre a abandonar el lugar, algo a lo que se negó. Después de 20 minutos intentando convencerlo, decidieron a llevarlo «en volandas» al coche policial.