La Policía Local de Gijón detuvo la madrugada de este lunes a un joven de 17 años por un supuesto delito de violencia doméstica. El joven discutió con su madre y su hermana en domicilio familiar. El padrastro, que convive con ellos, fue agredido por el chico al intentar mediar. También le amenazó con destrozarle el coche.

Los agentes fueron alertados, hacía las 1 de la madrugada, de que un chico esta causando daños en vehículo estacionado en la calle San Nicolás, en el barrio de Pumarín. Se trataba del coche del padrastro, que se encontró con un retrovisor roto, una puerta dañada y la luna trasera rota con un ladrillo que fue encontrado en el interior del turismo.