carmenmoriyon.es

Un nuevo espacio verde ha cobrado vida en Gijón, concretamente en Porceyo. Más de 550 árboles fueron plantados esta mañana, sobre todo por niños y niñas que se llevaron estas navidades de Mercaplana árboles autóctonos con la condición de cuidarlos hasta su plantación en un nuevo bosque.

Al igual que sucedió el año pasado en Cenero, el nuevo Bosque la Viesca de Porceyo reunió a diversos colectivos en una jornada medioambiental que conjugó la plantación de árboles con la presencia de personajes mitológicos y la degustación de sidra.

Además de los niños y niñas convocados, también plantaron árboles los miembros de la Asociación de Vecinos de Porceyo y de la Asociación del Polígono Industrial de Porceyo, los componentes de la Policía Medioambiental local, trabajadores de EMULSA y EMA, y decenas de ciudadanos que se han interesado por la actividad, muchos de ellos estudiantes Erasmus en Gijón.