Policía Nacional

Un niño de 12 de años alerta a la Policía Nacional de la existencia de droga en su casa y les mostró a los agentes el lugar en el que estaba oculta. Su padre, un varón de 51 años.

A las 16:15 horas de lunes, la policía recibió la llamada del menor, quien dijo estar solo en casa y tener miedo porque varias personas desconocidas estaban llamado al timbre de la casa. Los agentes acudieron a la vivienda familiar, ubicada en el centro. Allí el niño les mostró el lugar en que su padre guardaba la droga que vendía a las llamaban a la puerta. Una vez confirmada la existencia de la sustancia estupefaciente, se  estableció un dispositivo para la localización del padre del menor y proceder a su detención. Fue detenido en su puesto de trabajo.

Durante el registro en su domicilio se incautaron quince envoltorios tipo papelina de sustancia blanca, uno con una cantidad mayor del mismo contenido, una báscula de precisión y 1.900 euros. En dependencias policiales se confirmó con el ‘drogotest’ que se trataba de cocaína y que tenía un peso total de 72,9 gramos.

El hombre cuenta en su historial delictivo con antecedentes por malos tratos y tráfico de drogas. Ya se encuentra a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Gijón. Por su parte el niño ha quedado bajo la custodia provisional de su abuelo materno.