Un hombre fue detenido, a las 2:30 horas del domingo en la calle de Gaspar García Laviana, acusado de  un delitos contra la seguridad vial  por conducción en estado de embriaguez y otro apropiación indebida por haber sustraído el vehículo a su ex pareja.

Una patrulla de la Policía Nacional se percató de que un coche aparcado se había denunciado su robo. A los pocos minutos llegó el conductor, que fue interceptado tras circular unos metros. Al desprender un fuerte olor a alcohol y balbucea al hablar , se solicitó una patrulla de la Policía Local para que le sometiera a una prueba de alcoholemia que arrojó un resultado positivo.

El arrestado, que cuenta con antecedentes por lesiones, estafa y malos tratos, había sido denunciado en Oviedo por su ex pareja, dado que no le había devuelto el vehículo que le había prestado el pasado día 25.  Además, este no le respondía a las llamadas ni contestaba a los mensajes que le enviaba.