Saltar al contenido

Cirugía estética: historia y un vistazo al futuro con Clínicas NG

05/05/2022
Quirofano

Desde las civilizaciones más antiguas se viene desarrollando el estudio de la medicina, una ciencia elemental para la preservación de las sociedades. La medicina consiste en la práctica del diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades. Y, en medio de su proceso evolutivo, ha sufrido una fragmentación, producto de la amplitud de factores biológicos y culturales que sería injusto exigirle dominar a un solo perfil clínico. Así es como han surgido las especializaciones de la medicina, como una forma de atender de manera rápida necesidades puntuales.

Pero, estas necesidades ya no solo se encuentran en la esfera de la preservación del bienestar físico, sino que también están encaminadas a mejorar las condiciones mentales, relacionadas con la autoestima y la satisfacción propia. Un ejemplo de ello es la cirugía estética o cirugía plástica. Quédate en este artículo donde te contaremos la historia de la cirugía estética y cómo en centros médicos reconocidos como Clínicas NG puedes encontrar a los mejores profesionales en este campo. Recuerda que lo esencial es que te opere un cirujano titulado y con experiencia.

Cirugía estética: presente desde las civilizaciones antiguas

Los orígenes de la cirugía estética pueden remontarse hasta incluso antes de Cristo. El objetivo de las primeras intervenciones era corregir la apariencia de las heridas y amputaciones que se producían los hombres en batalla, o producto de fenómenos de la naturaleza. El acto de cercenar un miembro no solo respondía a una necesidad puramente médica, como detener una infección, sino que también solía ser el resultado de un castigo por la comisión de un delito.

Así ocurría en la India, donde se acostumbraba a amputar la nariz y las orejas como una penitencia común por el adulterio. Allí se encargaron de compilar estos tratamientos en el Susruta Samhita, libro que data de entre el 800 y 400 a.C. Las operaciones estéticas más antiguas son las rinoplastia y queiloplastia (de los labios).

¿Una blasfemia? Así pensaba la Inquisición

En el Imperio romano, la cirugía plástica alcanzó gran relevancia. Incluso el emperador Justiniano se sometió a una rinoplastia tras perder su nariz en batalla. Además, en esta civilización era aplaudido quien fuera capaz de borrar o disimular las cicatrices “K” y “F”, que se realizaban en los cuerpos de los esclavos con el fin de marcarlos. A pesar de estos notables avances en las civilizaciones antiguas, la cirugía estética sufrió un estancamiento en la Edad Media.

Cualquier tipo de intervención o práctica orientada a mejorar el aspecto físico se condenaba como brujería o herejía. Y no es para menos, ya que estamos hablando del mismo período en el que las crisis epilépticas se atribuían a la posesión demoníaca, siendo el único remedio ponderado un orificio en el cráneo del paciente, a fin de que “salieran todos los males”.

En pleno Oscurantismo, de hecho, la medicina estética llegó a ser prohibida por el Papa Inocencio III, quien la consideraba hereje y un atentado contra la obra divina. No fue hasta bien entrado el siglo XIX cuando se publicó en Inglaterra la revista Gentleman 's Magazine. En ella se informaba que, bajo el auspicio del rey Jorge IV, la cirugía plástica quedaba permitida para todos aquellos que la necesitaran.

La cirugía estética en la modernidad

Por suerte, vivimos en una época en la que casi todo es posible y donde se nos presenta un amplio abanico de opciones para sentirnos más a gusto con aquello que nos genera inseguridad. La medicina es segura, los procedimientos estéticos tienen bases científicas sólidas y se practican a millones de personas cada año. Y es que, con la ocurrencia de las guerras mundiales, los diferentes avances tecnológicos, así como el de la propia especialidad, la cirugía plástica tuvo un desarrollo exponencial. Cobró una amplia relevancia y se ha extendido hasta nuestros días.

Durante la Segunda Guerra Mundial se amplió el campo de la cirugía plástica, que se había limitado tradicionalmente a las reconstrucciones maxilofaciales, los injertos y las quemaduras. Tras la finalización del conflicto, comenzó a editarse la publicación “Plastic and Reconstructive Surgery”, en Estados Unidos, y “British Journal of Plastic Surgery”, en Reino Unido. Este estallido de popularidad de publicaciones especializadas se vio acompañado de la creación de diferentes sociedades de cirugía plástica, cuyo objetivo era difundir los conocimientos médicos y las nuevas técnicas quirúrgicas.

Clínicas NG: El centro por excelencia de cirugías estéticas

Cuando se trata de someter nuestro cuerpo a cambios, lo mejor es ponerse en mano de expertos. Clínicas NG es una empresa en auge en la actualidad que engloba varias clínicas de cirugía estética dirigidas por la Dra. Nélida Grande. Una cirujana con más de 30 años de experiencia y muy reconocida en nuestro país. Cuenta con todo tipo de tratamientos de alta calidad y seguridad para brindar a sus pacientes soluciones a su medida, cimentadas en la responsabilidad clínica. Puedes reservar tu cita de valoración fácilmente, visitando su sitio web.

Configuración