El diputado nacional de VOX por Asturias, José María Figaredo, acompañado de la diputada regional, Sara Álvarez Rouco, y del portavoz y concejal de VOX en el Ayuntamiento de Gijón, estuvo esta mañana en el Museo del Ferrocarril para interesarse por la estación intermodal y el Metrotren, y con posterioridad acudió al entorno de la regasificacdora de El Musel y también a comprobar in situ la problemática de la depuradora.

En este contexto, Figaredo aseguró que “el partido socialista es el mayor ladrón que hay en Asturias y el peor gestor posible. Dilapidan, cuando no distraen intencionadamente, los fondos del contribuyente, y los fondos que gestionan, lo hacen con absoluta negligencia. Si fuera un consejo de administración de una sociedad privada cualquiera, todos los políticos socialistas, o casi todos, estarían imputados por gestión negligente”.

Ante el Museo del Ferrocarril, el diputado nacional de VOX señaló que “nos encontramos con una chapuza. Gijón tenía una estación modélica en España, ya que tenía centralidad e intermodalidad, porque tenía la estación de autobús muy cerca, y adoptaron una decisión política absolutamente discutible de sacar esa estación del ferrocarril con todo el gasto -no inversión- que ello conllevó antes de tener cerrado cual iba a ser el plan definitivo, es decir, iniciaron la huida antes de saber cual era la vía de escape”.

Por este motivo “a día de hoy -continuó Figaredo- nos encontramos con una improvisación absoluta y la realidad es que Gijón sigue con una estación provisional, sin intermodalidad, y la separación y división que generaban las vías sigue aquí y, en definitiva, sólo han generado nuevos problemas. Necesitamos, al margen de esa improvisación, que se elabore y prepare un informe definitivo y objetivo, que no esté politizado y que dé solución a los gijoneses.

VOX lo que quiere es una decisión objetiva basada en criterios lógicos que no estén basados en la improvisación socialista y que no sean además los intereses espurios de los socialistas, porque la alcaldesa está buscando más los IBIs y la venta de terrenos que los intereses de los gijoneses y asturianos”.

Por su lado, Eladio de la Concha destacó al respecto que “lo que está haciendo la alcaldesa con la estación del ferrocarril ha provocado la unanimidad de todos los grupos políticos de Gijón para significar que está pasando por encima de todos los vecinos.

Había un acuerdo en el que todos estaban de acuerdo en ubicar la nueva estación junto al Museo del Ferrocarril y después, la alcaldesa, de forma unilateral, afirma que va a ir a Moreda y, ahora, como no hay dinero, dice que van a situarla al lado de la de Sanz Crespo y que van a hacer un apaño. Es decir, chapuza tras chapuza. Ahora vamos a tener apeadero para toda la vida como sigan en este plan en contra de todas las decisiones, y en contra de todos los gijoneses. Está actuando de forma totalitaria sin informar a nadie. Vamos intentar parar esto porque es un atropello para los intereses de Gijón”.

En otro orden de cosas, y respecto a la problemática de la depuradora, José María Figaredo indicó que “estamos también en Gijón por la depuradora, que consideramos que es un error político que arrastra unas consecuencias años tras año sin ponerle solución. Ninguna administración hace nada y quienes pagan los platos rotos son los gijoneses. Los vecinos están sufriendo daños directos, y el ayuntamiento todas las sanciones, pero nadie se hace responsable. El PSOE, de nuevo, ha de asumir su responsabilidad. Habría que poner la depuradora en casa de la alcaldesa de Gijón, a ver qué le parece”