A primera hora de este miércoles, en torno a las 7:30 horas, parte de la cornisa y fachada de un edificio de la calle Luanco, en Laviada, se ha venido abajo.

A las tres de la mañana, los vecinos detectaron una gran grieta, confirmada por los bomberos, que obligó a cortar la calle por seguridad, debido al riesgo de derrumbe. El edificio se encuentra habitado, pero en el piso afectado no vive nadie.