El Ayuntamiento de Gijón ha elaborado un plan de actuación específico para la celebración del Día de Todos los Santos con motivo de la COVID-19. Se trata de un conjunto de medidas de prevención desarrolladas por CEGISA, la empresa que gestiona los cementerios municipales, cuyo fin es garantizar la seguridad y evitar aglomeraciones en los mismos.

De este modo, se insta a las personas usuarias a que no concentren sus visitas a los cementerios el día 1 de noviembre, sino que realicen las visitas de forma escalonada. Para ello, la línea 25 de EMTUSA aumentará su frecuencia al Cementerio Municipal de Deva desde el día 24 de octubre y hasta el 2 de noviembre.

Asimismo, en los cementerios con más afluencia de visitantes, como son Deva, Ceares y Jove, habrá controladores de acceso los días 30 y 31 de octubre y 1 de noviembre. Su función será, además, vigilar el uso obligatorio de mascarilla, de gel hidroalcohólico e informar de las medidas de distanciamiento social, así como de las rutas de entrada y salida que se han diseñado.

En concreto, la entrada al pasillo principal de las unidades de enterramiento en Deva se realizará por el centro de la puerta principal y la salida por las puertas auxiliares anexas a la principal. En Ceares el acceso estará habilitado por las puertas 1,2,7 y por la de las personas con movilidad reducida. En el resto de cementerios, las puertas se dividirán con vallas para establecer una ruta de entrada y otra de salida.

Respecto a los servicios religiosos del Día de Difuntos, se celebrarán aquellos que determinen los párrocos de acuerdo con las autoridades sanitarias.

Todas estas medidas han sido apoyadas por la Asociación de Floreros de España que ha estado presente en una reunión mantenida en el Ayuntamiento con la Alcaldesa de Gijón, Ana González Rodríguez, el concejal de Promoción Económica, Empleo y Comercio Local, Santos Tejón, y la Gerente de CEGISA, Mónica García.