La Policía Local de Gijón multó, la madrugada del viernes, a un varón de 34 años que superaba la tasa de alcohol permitida mientras conducía un patinete eléctrico.

  
  

Una patrulla lo paró  tras verlo en la confluencia de la Avenida de Schultz con a la calle Juan Alvargonzález porque utilizaba indistintamente la acera, los pasos de peatones y la calzada «sin respetar las normas de circulación básicas». Además en el patinete en el patinete iban dos personas.

  
  
  
  

El conductor ha sido sancionado con 500 euros. La sanción no detrae puntos del carnet al no ser considerado un vehículo a motor. También fue sacionado por 90 euros por infringir la Ordenanza Municipal de Circulación y Transporte al no respetar la señalización. El patinete fue inmovilizado y retirado el Depósito Municipal.