Un varón de 46 años estaba siendo atendido por un equipo de la UVI Móvil a causa de una crisis epiléptica en la calle José García Bernardo. Al hombre le encontraron un bote de plástico en el que portaba 21 bolsas de estupefacientes preparadas para su venta.

Los agentes de la Policía Local procedieron a su detención como autor de un presunto delito contra la salud pública.