La pista polideportiva de La Llosa, de Montevil, sigue en un estado lamentable y sin que se haya hecho ningún mínimo avance, a pesar de las movilizaciones de las familias y de que se realizó la licitación y la adjudicación de la misma. “El equipo de Gobierno comunicó tanto al grupo municipal como a las familias que la obra iba para adelante y que el inicio era inminente, pero vemos que no se ha hecho nada y está todo paralizado”, indica Mario Suárez del Fueyo, portavoz de Xixón Sí Puede (XsP).

Ante esta situación, XsP demanda al equipo de Gobierno que “si le queda un ápice de vergüenza, llame de inmediato al Club Deportivo Montevil para explicarles la situación y para ponerse mañana mismo manos a la obra. No admite más dilaciones. En caso contrario, mostrarían que ya no les queda ni un mínimo de vergüenza, porque capacidad ya sabemos que no tienen ninguna para gestionar lo mínimo”, mantiene el portavoz de XsP.

La obra salió a licitación en noviembre por 14.500 euros para arreglar una pista en la que juegan al fútbol diez equipos integrados por unos ocho jugadores y jugadoras, un total de niños y niñas de entre cuatro y diez años, que entrenan en este espacio impracticable, como reconoce la propia Federación Asturiana de Fútbol que no permite disputar partidos en esta pista por su estado de deterioro.

Tanto XsP como PSOE e IU estuvieron apoyando las movilizaciones de las familias de Montevil y ahora expresan su preocupación ante la falta de noticias y acciones: “No entendemos que una obra licitada, comprometida y cuyo inicio es inminente se quede en nada, por lo que sumamos nuestras voces para reclamar que la obra empiece ya”, comenta Del Fueyo.

Layla Gutiérrez, madre de uno de los niños que juega en esta pista de Montevil y en representación de las familias, explica que se trata de una pista de hormigón, con grietas y un pavimento en muy mal estado en el que hasta crece la hierba: “Nuestra única reivindicación era que ese hormigón fuera reparado para poder jugar al fútbol con normalidad y que una caída no supusiera levantarse toda la piel de la pierna, porque es lo que pasa con solo tropezar; es gravilla pura”.

Las familias, tras las manifestaciones y las denuncias en prensa por esta situación, vieron con satisfacción que finalmente salió la obra a licitación: “Llevamos una grata sorpresa cuando se anunció la licitación de la obra y todo indicaba que se iba a reparar la pista. Pero vemos que ya se ha realizado la adjudicación y que no se ha hecho nada de nada ni se nos ha informado en absoluto. El problema es que si todo queda enterrado habrá que empezar de cero, y no tendría sentido volver a iniciar este proceso, máxime siendo una obra menor que ha salido a subasta y nos consta que se ha adjudicado a una empresa, no sabemos cuál, pero lo que sí sabemos es que nadie ha pasado por el club. Las familias sentimos que se están riendo de nosotros; aunque nos van cediendo los pabellones que están libres los fines de semana, aquí lo único que pedimos es que reparen nuestra pista para que los y las niñas puedan jugar y no salgan sangrando de los entrenamientos. Esperamos que por fin den una solución o por lo menos nos digan dónde han ido esos 14.500 euros de la partida que se iba a destinar a esto”, comenta Gutiérrez.