Un varón de 34 años fue detenido por la Policía Nacional durante el mediodía del miércoles tras ser sorprendido robando en el interior de una furgoneta de reparto ubicada en la calle Magnus Blikstad. Tras entregar el paquete, la conductora se encontró al hombre haciéndose con su bolso, el cual había dejado en el interior del vehículo. Con la ayuda de otras personas, la mujer siguió al ladrón por varias calles. En la persecución, este cayó al suelo y dejó el bolso, quedándose únicamente con el teléfono móvil. Este fue finalmente interceptado por una dotación policial.

Al arrestado se le atribuye 17 robos ocurridos en los últimos 15 días en vehículos estacionados en los barrios gijoneses de El Llano y Laviada. En su haber tiene un total de 37 detenciones por robos, delitos contra la salud pública y atentado a agente de la autoridad. Ya ha pasado a disposición judicial.