El sábado por la mañana era detenida una mujer que se mostró bastante alterada en un centro médico de La Calzada. Todo comenzó cuando el médico de guardia no le extendió una receta para la medicación que pedía la paciente, tras lo cual profirió gritos e insultos contra los trabajadores del centro.
Ante esta situación se personaron agentes de policía tratando de mediar y tranquilizar a la mujer para llevarla a su domicilio. Ésta intento agredirles por lo que procedieron a su detención. Se sabe que cuenta con al menos, 13 detenciones por resistencia, desobediencia y reclamación judicial.