Saltar al contenido

¿Qué es el lipedema? Diagnostico, tratamiento, ...

10/05/2022
Gijón

¿Qué es Lipedema?

El lipedema es una enfermedad progresiva del tejido graso que afecta casi exclusivamente a mujeres y que se caracteriza por un acúmulo de grasa patológica predominantemente en brazos y piernas. Es común preguntarse qué es el lipedema, ya que es una enfermedad poco conocida en España y en el resto del mundo. La palabra lipedema se usa en español así como en inglés pero en algunos países de Europa esta enfermedad recibe el nombre de lipoedema, lipodem o lipöedema.

¿Cuál es su evolución?

Gijón

Las células adiposas enfermas de piernas y brazos, van progresivamente aumentando de tamaño dando lugar a una distribución específica de la grasa. La característica principal del lipoedema es la desproporción entre piernas o brazos (con gran acúmulo de grasa) y el resto del cuerpo. Poco a poco, este aumento de volumen de las células adiposas por depósito de grasa, conlleva un aumento de la presión en los tejidos, dando lugar al síntoma más importante del lipedema: el dolor.
El dolor en fases iniciales puede ser muy sutil, si bien aumenta con la progresión de la enfermedad. Este dolor en piernas o brazos puede estar presente en reposo y también aumentar al caminar. De hecho, a menudo, se incrementa con el ejercicio. Es muy frecuente, además, presentar dolor a la palpación, en especial en determinados lugares como la cara interna de las pantorrillas, y experimentar una sensación continua de pesadez en las piernas. Debido a la fragilidad capilar en pacientes con lipodema, es habitual encontrar una tendencia a la formación de hematomas en las piernas, en muchos casos sin recordar la paciente haber sufrido un traumatismo en dicha zona.

¿Es una patología frecuente?

Esta condición médica puede estar presente hasta en un 5% de las mujeres; sin embargo, aún no es globalmente conocida por la comunidad médica pese a haber sido aprobada en mayo de 2018 por la OMS como una enfermedad en la Clasificacicación Internacional de Enfermedades-ICD-11.

¿Cómo se diagnostica el lipedema?

El diagnóstico de lipedema es principalmente clínico, por ello, es necesaria una consulta con un experto en lipedema que lleve a cabo una anamnesis detallada y un examen físico específico que confirme la patología. En caso de duda puede ser necesario realizar pruebas complementarias para descartar otros orígenes de los síntomas. 

¿Cómo saber si tengo lipedema? Síntomas, causas y solución

El diagnóstico de lipedema debe ser realizado por un médico experto en esta patología. Se precisa una adecuada historia clínica de la paciente: antecedentes, evolución, síntomas, etc. y un detallado examen físico que permita determinar si la paciente tiene lipedema o no. En caso de que el diagnóstico sea positivo, se debe detectar en qué grado de lipedema se encuentra y si se puede beneficiar de un tratamiento de lipedema quirúrgico con liposucción WAL o puede manejarse con tratamiento conservador.


El diagnóstico del lipedema se detecta fijándonos en varios puntos

¿Cómo puedo saber si tengo lipedema? Es muy fácil, si cumples seis de los puntos del listado que desglosamos a continuación, es muy probable que tengas lipedema. En ese caso, te recomendamos pedir una cita gratuita en nuestra clínica para valorar tu caso.

- Herencia: puede tener familiares con una situación similar a la suya, incluso en la rama paterna.

- Evolución: el cambio en la forma de las piernas comienza con la pubertad o se incrementa con algún cambio hormonal (embarazo, menopausia, píldora anticonceptiva, etc.)

- Dolor espontáneo: nota dolor en brazos o piernas aun estando en reposo. Este dolor puede aumentar con el ejercicio e imposibilitar la práctica del mismo.

- Dolor a la palpación: siente dolor cuando alguien se apoya en sus piernas o le agarran del brazo. Le parece ser mucho más sensible que el resto de personas.

- Sensación de pesadez o de piernas hinchadas: puede llegar a sentir una sensación de pesadez y presión en piernas continuada que responde poco a medidas como elevar las piernas.

- Distribución característica: presenta una clara desproporción entre piernas o brazos (con claramente mucho más volumen graso) y tronco.

- Manos y pies sin afectación: a diferencia del resto de la extremidad, en pies y manos no se produce acúmulo graso.

- Tendencia a los hematomas: Frecuentemente la paciente “encuentra” hematomas en piernas sin saber su origen o le aparecen con traumatismos de poca importancia.

- Consistencia dura y nodularidad: la grasa de piernas o brazos tiene una consistencia más dura que la grasa abdominal y, en ocasiones, con nodularidad.

- No respuesta a dieta: con las dietas, pierde volumen en cara, torso y pecho, siendo mínima pérdida en piernas o brazos.

- No respuesta a ejercicio físico: con distintos tipos de ejercicio, aunque este sea constante y de intensidad, la pérdida de volumen es mínima en piernas o brazos.

- Dificultad para el diagnóstico y frustración: frecuentemente ha estado mal diagnosticada y ha consultado a varios médicos. “Es genético”, “son piernas cansadas”, ″es por mala circulación”, “es obesidad y no hay un buen seguimiento de la dieta”, son diagnósticos habitualmente recibidos. Tras años de evolución de esta enfermedad puede sentirse muy frustrada e incomprendida.

Si cuenta con al menos seis de estas características es recomendable solicitar una valoración por un experto en lipedema para evaluar su caso y plantear el tratamiento más adecuado.

¿Cómo se trata el Lipedema?¿tiene solución?

Muchas mujeres se preguntan si el lipedema tiene solución o tratamiento que consiga acabar con él. Existen medidas conservadoras que pueden mitigar las molestias. Sin embargo, el tratamiento para el lipedema más definitivo es eliminar las células adiposas enfermas. Para ello, la técnica más avanzada y delicada con los tejidos es la liposucción WAL. Esta técnica sólo debe ser realizada por profesionales con amplia experiencia en la misma. 

¿Qué tomar para el lipedema?

Es importante mencionar que a día de hoy no existe ningún tratamiento natural del lipedema de herbolario o farmacia que haya demostrado científicamente su eficacia.

¿Se puede hacer dieta o ejercicio para combatirlo?

Característicamente las células adiposas afectadas por lipodema tienen una respuesta muy limitada a las dietas y a la realización de ejercicio físico aunque sea intenso; la paciente prácticamente “vive a dieta” y ha realizado numerosos tipos de ejercicio físico con mínima respuesta en pérdida de volumen, lo que conduce a una frecuente sensación de frustración y desesperación.

¿El lipedema tiene cura? Tratamiento para lipedema conservador

Existen opciones de tratamiento conservador que pueden reducir los síntomas y aliviar en cierta medida el dolor. Dependiendo del caso, pueden ser un primer paso de tratamiento o parte de tratamiento combinado con la cirugía.  

Las dos medidas conservadoras que pueden producir alivio de la sintomatología son:

- Llevar medias de compresión linfática tipo II panty completo 12-16 horas al día. Se realizan a medida en ortopedias. Los efectos positivos tardan unas semanas en aparecer pero son considerables en cuanto a síntomas (pesadez, dolor,etc) aunque con tan solo una mejoría discreta en cuanto a reducción de volumen.

- Realizar deportes en agua mínimo 3 veces al día (aquagym/natación). Muchas de las pacientes con lipedema tienen dificultades para realizar ejercicio ya sea por sensación de pesadez y de llevar ″ un gran peso en cada pierna″ o por el roce de la piel. Los deportes en agua minimizan estás circunstancias y además la propia presión del agua actúa aliviando pesadez y dolor en piernas y brazos

¿En qué consiste la operación de lipedema?

El tratamiento quirúrgico de lipedema consiste en eliminar el tejido adiposo enfermo. En lipedema el tejido adiposo es mucho más fibroso y compacto de lo habitual y las áreas a tratar son más delicadas; por ello la lipoescultura o liposucción convencional y otros tipos de liposucciones como la liposucción ultrasónica VASER o liposucción asistida por laser pueden ser peligrosas en especial en la zona entre tobillo y rodilla. La técnica más delicada y avanzada para el tratamiento de lipedema es la liposucción Water-jet Assisted o técnica WAL.

¿Cómo es el tratamiento de lipedema quirúrgico?

Es importante destacar que la liposucción WAL para lipedema es una cirugía de complejidad en la que la atención al detalle, la precisión y la adaptación de la técnica a las peculiaridades de cada caso concreto son cruciales para un resultado óptimo y un postoperatorio libre de complicaciones. Es por este motivo que desde recomendamos que sólo confíe en cirujanos expertos en lipedema de probada trayectoria en el tratamiento específico de esta patología.

Resultados del tratamiento quirúrgico u operación de lipedema

Tras la operación de lipedema con liposucción WAL en manos experimentadas y recuperarse del postoperatorio la paciente irá descubriendo los siguientes resultados:

Efectos sobre dolor:
El dolor tanto en reposo como a la presión se reducen en gran medida, en muchos casos desaparecen completamente.

Sensación de presión y pesadez:
Aparece una sensación de ligereza y alivio que la paciente lleva años sin notar o que apenas recordaba, suele coincidir con una marcada mejoría en circulación sanguínea y linfática al disminuir la presión en los tejidos.

Movilidad y articulaciones:
Los rangos de movimiento ya no se ven limitados por el tejido graso, aumenta la movilidad y flexibilidad. La disminución del peso que tienen que soportar las articulaciones produce una mejoría de las molestias previas a dicho nivel.

Deporte:
La paciente puede comenzar a practicar deporte sin que al finalizar los ejercicios aparezcan molestias o empeoramiento. La ligereza de las piernas ayuda a la realización de deportes que antes no podía practicar

Progresión:
Al eliminar una gran cantidad de tejido adiposo enfermo se detiene la progresión a grados más avanzados de lipedema, para ello es importante mantener una alimentación sana y un estilo de vida saludable con posterioridad a la intervención.

¿Qué es la Liposucción WAL?

El tratamiento para lipedema quirúrgico o la cirugía para lipedema más efectiva es la técnica o liposucción WAL (Water-Jet Assisted Liposuction).

Este tipo de liposucción emplea una pequeña cánula introducida a través de incisiones milimétricas que, a la vez que instila suero salino pulverizado que desprende los adipocitos, realiza una aspiración progresiva de éstas células adiposas enfermas bajo control manual. Es por tanto una técnica muy delicada con vasos sanguíneos, tejido conectivo y sobre todo con vasos linfáticos. Por ello, es recomendable que esta operación de lipedema sea realizada por un equipo de cirujanos expertos en lipedema

Ventajas de la liposucción WAL

Delicadeza con los tejidos
Menores molestias postoperatorias y mejor y más rápida recuperación
Obtención de mayores volúmenes de tejido graso
Predecibilidad de los resultados
Mayor detalle en la definición
Mayor seguridad y control en la ejecución

Preoperatorio de una intervención de lipedema

En primer lugar la paciente debe ser valorada en consulta para evaluar detenidamente el caso, confirmar el diagnóstico de lipedema y descartar otras causas de la sintomatología o de las alteraciones estéticas presentes.

Una vez confirmado el diagnóstico es preciso evaluar si la paciente es una candidata adecuada para cirugía de liposucción WAL teniendo en cuenta factores como edad, sintomatología, grado de lipedema, patologías acompañantes,etc y asegurar que va a obtener un claro beneficio de la misma.

En ese momento se propone un plan de tratamiento adaptado a cada paciente que incluye tanto un plan quirúrgico como medidas conservadoras y dietéticas y se solicitan las pruebas preoperatorias; la paciente deberá llevar medias de compresión preoperatorias durante un tiempo para adaptarse a su utilización y comenzar a preparar el tejido graso.

El día de la intervención hay una breve reevaluación previa al quirófano, se repasan conjuntamente los objetivos, se resuelven las dudas de última hora si las hubiera y se lleva a cabo un marcaje preoperatorio de las áreas a tratar.

¿Cuánto dura una operación de lipedema?

La intervención de liposucción WAL tiene una duración de en torno a 150-180 minutos, precisa la realización de varias incisiones milimétricas y durante la misma se realiza la extracción del volumen de grasa óptimo para cada caso concreto; la paciente pasa posteriormente a la unidad de recuperación unos 60 minutos para después regresar a la habitación, habitualmente es necesaria una noche de ingreso.

¿Cuando se retiran los puntos tras una operación de lipedema?

Al alta se dan indicaciones postoperatorias específicas para cada caso así como recomendaciones para el día a día. Los puntos de sutura pueden ser retirados en unos 10-12 días tras la operación de lipedema y posteriormente se lleva a cabo un seguimiento postoperatorio individualizado.

Configuración