Las fiestas se trasladan de los bares a los hogares. Muestra de ello son las siete intervenciones que la Policía Local de Gijón tuvo que hacer, a lo largo de la madrugada del sábado al domingo, en domicilios en los que se estaban celebrando fiestas privadas.

Tras recibir diversas denuncias vecinales, los agentes se personaron en los domicilios, teniendo como resultado la denuncia a 14 personas. Además, se sancionó a un total de 28 personas por no llevar la mascarilla puesta.