C.N.P.

El Cuerpo Nacional de Policía detuvo a tres personas de nacionalidad mongola, dos varones de 26 y 35 años y una mujer de 36, por el robo de perfumes en dos comercios de Gijón. El botín con el que se hicieron supera los 1.000 euros. Se les acusa de formar parte de un grupo itinerante de ámbito internacional.

Los detenidos hacían uso de un bolso apantallado en el que introducían los productos sustraído para evitar hacer saltar las alarmas al abandonar el establecimiento. Este procedimiento en todos los robos que realizaba por toda la geografía española a bordo de un vehículo, que tenía un compartimento donde ocultar los productos sustraídos.

Dicho vehículo fue localizado por agentes del Grupo de Hurtos el pasado jueves 27, a las 13 horas, después de que días antes hubiese participado en un hecho delictivo en Lugo. El conductor se había quedado con el motor encendido en doble fila en la plazuela San Miguel, mientras las otras dos personas se encontraban en interior de los comercios.

Cuando uno de los hombre y la mujer se iban a montar en el coche tras salir de una perfumería se percataron de la presencia policial. La mujer emprendió huída en dirección a la carretera de la Costa. Llevaba con ella un bolso ‘apantallado’ y en su interior seis cajas de perfume de primeras marcas.

Durante el registro del vehículo se localizó un compartimento oculto entre el maletero y los asientos traseros. En él se escondían perfumes y productos de cosmética. También localizaron bajo un asiento ocho imanes y unas tijeras  para burlar las sistemas de seguridad de los productos. Asimismo, se les intervinieron 1.090 euros en metálico.

Los detenidos se encuentran en España en situación irregular. Cuentan en su historial delictivo con antecedentes en Alemania y Francia por pertenencia a banda organizada, robo y receptación.